PRENSA

"Acuicultura y Pesca con Responsabilidad"

AUNAP trabaja con el apoyo del ICA en la investigación científica del Pangasius

• Personal experto del ICA llegó a las Estaciones Piscícolas de la AUNAP, en Gigante-Huila y Repelón-Atlántico, para hacer monitoreo del estado sanitario del pez basa Pangasianodon hypophthalmus.

• El análisis sanitario, hace énfasis en detectar patologías, entre ellas la bacteria Edwardsiella ictaluri, que pueda representar un riesgo sanitario.


Bogotá, Colombia. Noviembre 17 de 2020 (@AUNAPColombia-@ICAColombia). La participación del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, como el ente rector y encargado de velar por la salubridad del sector agropecuario del país, es fundamental en esta etapa del convenio 301 de 2020, cuyo objetivo es evaluar aspectos biológicos de ecología trófica y sanitarios del pez basa. “Nosotros somos llamados a acompañar desde el punto de vista sanitario a la producción primaria en el diagnóstico y análisis para observar la situación del Pangasius en condiciones de confinamiento. Los resultados van ser un aporte integral en el proyecto de investigación” aseguró Deyanira Barrero León, gerente general del ICA.


Para la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, AUNAP, este proceso permite generar conocimiento sobre la especie de primera mano y ampliar la información científica sobre el pez basa en Colombia, “nos interesa conocer el estatus sanitario de los animales que vamos a trabajar. Son estudios nuevos de una especie nueva en el país”, asegura Hellen Jennith Sánchez Navarro, directora técnica del convenio de cooperación científica 301 de 2020.


Los expertos del ICA realizaron la toma de muestras para la detección de lesiones relevantes que afecten la sanidad de la especie a través de biopsias de branquias, aletas, raspado de piel; así como el análisis bacteriológico de tejidos internos de los peces, en hígado, riñón y ojos, para determinar la presencia de parásitos u otros microorganismos, “Este es un proceso pionero en Colombia. Hacemos un análisis en fresco en donde con el microscopio podemos determinar si tienen parásitos o hay presencia de otros microorganismos”, aseguró Gerson Manuel Vásquez, ictiólogo del ICA. Por otra parte, es importante determinar la presencia de la bacteria Edwarsiella ictaluri, que es un patógeno que podría afectar otras especies como la tilapia y la trucha.


Los 135 ejemplares recibidos para los ensayos experimentales de la primera fase de investigación, se encuentran en las estaciones de la AUNAP ubicadas en Repelón, Atlántico, y en Gigante, Huila, conservados bajo condiciones de confinamiento y vigilados por un equipo profesional de expertos.

De acuerdo con el ICA, la bacteria Edwarsiella ictaluri, no se encuentra aún en el país. Frente a esta preocupación, la AUNAP ve determinante la labor del Instituto para trabajar en la prevención de enfermedades que tienen impacto directo en la productividad de las especies. “Por todas estas razones, las prácticas de prevención con bioseguridad y monitoreo sanitario de los peces es fundamental para mantener y mejorar el estatus sanitario piscícola del país” explicó la Directora Técnica del convenio de cooperación científica 301 de 2020.


Para la AUNAP, como gestora de conocimiento, es un acierto desde la institucionalidad contar desde lo sanitario con el apoyo técnico del ICA a través de modelos que propenden por la bioseguridad y el trabajo mancomunado con la Corporación Patológica Veterinaria, CORPAVET; así mismo, desde lo ambiental con las corporaciones autónomas y desde la investigación académica la Universidad Surcolombiana. “Es importante tener claro que no solo la presencia de los patógenos indica enfermedad, se requiere también evaluar las condiciones de manejo (o ambientales) y las condiciones de los peces. Así que la aproximación debe ser integral” dijo Paola Barato, directora científica y ejecutiva de CORPAVET.

                                                                                                                                                                                

Colombia es un país biodiverso, por esta razón la importancia de esta primera fase de investigación sobre el pez basa, está en monitorear desde el principio lo que se debe hacer con la especie. “En buena hora, era un trabajo que el sector de la acuicultura del país estaba esperando hace mucho tiempo, así que es un gran logro haber podido iniciar esta investigación que le va a poder dar al país y al sector acuícola nuevos elementos de juicio, para tomar decisiones y para que los productores puedan crecer en sus proyectos productivos en este renglón tan importante” confirmó la Gerente General del ICA.


Este tipo de análisis ayudan a evaluar desde lo ambiental y lo sanitario, como una especie puede ser controlada y hacer apertura a nuevas investigaciones y nuevas propuestas metodológicas que permitan profundizar frente a la toma de decisiones sobre una nueva especie en el país.