El 2022 considerado el ano mundial de la pesca y la acuicultura artesanal

El 2022, considerado el año mundial de la pesca y la acuicultura artesanal

“Una vez al año no hace daño”



Por: Nicolás del Castillo

En uno de mis más recientes viajes a región conocí a los pescadores chinchorreros de Taganga, hombres y mujeres que ven la pesca como un estilo de vida más que como una actividad económica. Al conversar con ellos percibí la necesidad latente de ser visibles y tenidos en cuenta. Puedo decir que, aunque he tenido la oportunidad de recorrer el país para escucharlos, esta fue una experiencia única porque logré pasar un día completo “en los zapatos de un pescador” y concluí que se requiere de fuerza, vigor, tenacidad, pasión, disciplina, resistencia y mucho compañerismo, entre muchas otras virtudes. 

Como ellos, más de 17 millones de personas en el mundo se dedican de forma directa a la pesca artesanal y el 30% de la producción mundial aproximadamente proviene de este tipo de actividad a pequeña escala (incluyendo la acuicultura). En Colombia, según el más reciente estudio realizado en alianza con el PNUD, contamos con 121.000 pescadores formalizados de los más de 300.000 estimados que se dedican a la actividad y 2.700 acuicultores artesanales caracterizados. Y por primera vez en el país se generó un Índice de Pobreza Multidimensional-IPM exclusivo para la población pesquera (23.57% para marítimos y 47.57% para continentales), así como un índice de Necesidades Básicas Insatisfechas – NBI de 68.46% para marítimos y 87.7% para continentales, adicionalmente y lo más grave aún, el analfabetismo en esta población (marítima y continental) supera el 20%.

Lo anterior evidencia que nuestros pescadores y acuicultores de pequeña escala necesitan programas y planes de intervención integral y permanente por parte de las diferentes entidades del Estado que los lleve a mejorar sus condiciones de vida. Por eso, hoy más que nunca desde la AUNAP estamos #ModoPescao, buscando el empoderamiento de estas actividades artesanales de pequeña escala para asegurar un futuro sostenible, especialmente durante este 2022 que ha sido designado por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) como el Año Internacional de la Pesca y la Acuicultura Artesanal, delegando en FAO su operatividad y donde he asumido un fiel compromiso de promoción e impulso desde la AUNAP. 

Uno de mis principales objetivos como director de esta entidad ha sido generar el diálogo entre los diferentes actores del sector acuícola y pesquero, fortalecer la asociación de los pequeños productores, formular políticas de desarrollo socioeconómico para ellos, sus familias y sus comunidades, así como acompañar y desarrollar iniciativas que salvaguarden la sostenibilidad social, económica y ecológica de la pesca y la acuicultura de pequeña escala, promoviendo la innovación, los acuerdos intersectoriales, la equidad y el apoyo a la juventud y la mujer pescadora; esfuerzos necesarios porque la producción de estos sectores es muy importante para el desarrollo económico del país: el año pasado ascendió a unas 300.163 ton, esto representa un crecimiento de 12% para pesca y el 7% en acuicultura, frente a 2020. Y en materia de exportaciones, aumentaron un 2% al pasar de 59.521 ton en 2020 a 60.532 ton en 2021 (habiendo crecido para 2020 en un 21% comparado con 2019).

Pero no nos quedaremos aquí, en 2022 el reto es consolidar una hoja de ruta para la acuicultura creciente y la pesca sostenible que involucre más innovación, más inclusión y una labor decidida por combatir la pesca ilegal que tanto daño le hace al sector y a los ecosistemas marítimos y continentales. 

Quiero también aprovechar este espacio para felicitar a las asociaciones Proyecto Nasa Piscícola Juan Tama (Regional Cali), Asociación Asocoporita Rodolfo Manuel Flórez Bossio (regional Villavicencio), y la Asociación de Acuicultores del Caquetá ACUICA (Regional Bogotá), que fueron reconocidas por la COPACO/FAO en la categoría “Pequeñas y microempresas de pesca o acuicultura a lo largo de la cadena de valor”, y que representan la Colombia azul que nos une a otros pueblos para el intercambio de experiencias, buenas prácticas y productos. Este es el año mundial de la pesca y acuicultura artesanal, pero desde la AUNAP lo acogemos como una bandera para la gestión permanente.

Por eso desde la AUNAP apoyamos esta iniciativa que desde la FAO consideramos importante que “una vez al año” dediquemos especial atención a un sector que ha demostrado que necesita ser reconocido no solo por sus aportes a la seguridad alimentaria y a la generación de empleo sino por la necesidad latente de ser un sector vital para la subsistencia de los más vulnerables. 

 


Número de visitas a esta página 314
Fecha de publicación 02/05/2022
Última modificación 12/05/2022

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *