Ordenación pesquera en los Lagos de Tarapoto ya es una realidad

Bogotá. 02 Junio (@Aunapcolombia). Cerca de 22 comunidades pertenecientes al Resguardo Indígena Aticoya, ubicadas en las inmediaciones de los lagos de Tarapoto (Amazonas), vienen implementando Acuerdos de Buenas Prácticas de Pesca (ABPP), como herramienta para aprovechar el recurso pesquero de manera sostenible.

La formulación de los ABPP se viene desarrollando desde el año 2005 y ha sido liderado por la autoridad pesquera del momento, con el apoyo de la Fundación Omacha y WWF, entre otros.

Por su parte, la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, Aunap, acompañó el proceso durante la última fase,  en la cual se hizo la revisión técnica del soporte de la propuesta e igualmente se validó y retroalimentó con los actores locales involucrados.

“A través de esta resolución que está próxima a firmarse, se establecieron los lineamientos para la implementación de las acciones de pesca responsable, garantizando que no sea una reglamentación más, sino que realmente haya un seguimiento biológico pesquero, de acuerdo a las dinámicas de cada población”, señaló Otto Polanco, Director General de la Aunap.

Dentro de los acuerdos formulados con la comunidad, se encuentran la reglamentación  en el uso de artes de pesca y métodos de pesca, capturas en periodos establecidos y volúmenes diarios permitidos; también se reglamentó el límite del esfuerzo pesquero en la zona y el destino final de dichas capturas.

Por ejemplo, a los habitantes de las zonas de influencia de los lagos de Tarapoto, se les permitirá el uso de mallas en algunas épocas del año, mientras que para el resto de la comunidad solo están autorizadas las artes de pesca tradicionales indígenas, como arpones y flechas.

Con los datos anteriores se realizará el monitoreo biológico pesquero que es elaborado por la misma comunidad de pescadores, quienes han recibido capacitación y conocen la importancia de tomar dicha información para la preservación del recurso.

 

“Los pescadores toman la información, analizan, tabulan y posteriormente la entregan a las autoridades locales, esto se convierte en un insumo importante para la toma de decisiones”, señala Polanco.

Por su parte, los procesos de socialización con las comunidades han sido enriquecedores, si bien ellos conocen la labor misional de la Autoridad, también estaban exigiendo unas reglas claras de juego, como una herramienta estratégica para la gestión de sus recursos.

De otro lado, como parte de la estrategia de fomento a la actividad pesquera, se han entregado embarcaciones para garantizar el control y vigilancia por parte de las comunidades; también se ha hecho entrega de herramientas y de buenas prácticas para la manipulación y manufactura del producto.

Con estas medidas se pretende fortalecer la actividad pesquera contribuyendo al mejoramiento de las condiciones de vida de los pescadores y al aprovechamiento sostenible del recurso pesquero.

 

Recent Posts

Leave a Comment